Los celtas no veneraron al toro.