SOBRE EL SUPUESTO ORIGEN LEGENDARIO DE LA TAUROMAQUIA. TOROS OLIENDO FLORES.

Fue el estreno de la hermosa película del toro Ferdinand ( recreada por los estudios Blue Sky)  la que me empujó a escribir esta entrada.

Y es que al verla no pude evitar relacionar las tiernas imágenes de Ferdinand oliendo flores con las de otros toros que había visto precisamente en algunos  artículos de la Revista de  Estudios Taurinos. Concretamente en  la nº 18 donde el  Sr.. Jorge Maier  habla sobre “La Imagen del toro en Tartesos”   (pag 51-80). http://institucional.us.es/revistas/taurinos/18/art_2.pdf

Entonces pensé:  “Verás tú como este Ferdinando al final va a desvelar la verdadera naturaleza de los supuestos ancestros de nuestros  “feroces” toros de lidia. Pero claro, para eso, la gente debe conocer la historia.

Sígueme.

El supuesto origen legendario de la Tauromaquia es falso. Y  eso lo saben muchos, pero no lo cuentan.

No lo cuentan porque no interesa que la gente lo sepa. Y es que si la gente conociera la verdadera historia, no se dejaría enredar por  supuestos eruditos taurinos y  sus delirantes teorías sobre hipotéticas raíces milenarias  de la tauromaquia.

Tú ¿ Qué prefieres?: ¿Permanecer ignorante? , ¿ O conocer la verdad?.

Porque si delirante es hacer creer que la afición  por acribillar toros (por puro placer) estaba ya grabada en nuestros ancestros del paleolítico, irrazonable es también querer seguir apuntando hacia unas milenarias y oscuras raíces de la tauromaquia, haciéndolas hundir ni mas ni menos que  en la lejana Edad de del Bronce.

Falso.

Si eres capaz de retroceder unos tres mil años, tal vez te sorprendas al ver cómo entraron en nuestra tierra las primeras imágenes de toros.

Toro oliendo flor, en placa de marfil hallada en la necrópolis tartesa Cruz del Negro (Carmona), excavada por Jorge Bonsor.

Entérate: Salvo las pinturas rupestres prehistóricas (que, dicho sea de paso, nada tienen que  ver con la Tauromaquia), las primeras imágenes de toros que vieron nuestros ancestros (esto es, las tribus indígenas que habitaban nuestra tierra) fueron las que trajeron los fenicios cuando allá por el s. X a.C. éstos arribaron a las costas andaluzas. Así, que no eran nuestras.

Y lo más curioso es que tampoco representaban  a furiosas bestias bovinas ansiosas por embestir, sino a pacíficos toros que caminaban plácidamente entre palmetas, toros atacados por leones y “toros oliendo flores”. Imágenes que procedían de lejanos lugares del Mediterráneo Oriental ( actual Líbano,  Siria, Israel/Palestina, .. )

Porque así fue. No cabe la menor duda.

Es más, no había hasta entonces (hasta la llegada de los fenicios) entre las tribus indígenas que habitaban nuestras tierras especial interés por estos nobles y valiosos animales. De hecho, no hay vestigios arqueológicos que indiquen algún tipo de “culto” o “juegos rituales”  de nuestros ancestros con ellos.

No te dejes engañar: ni durante la Edad del Cobre, ni durante la Edad del Bronce nuestros antepasados lejanos se dedicaron a venerar toros o a corretearlos para divertirse mientras los lastimaban.

Trozo de cerámica tartesa hallada en Lora del Río. Museo arqueológico de Sevilla. En el extremo derecho podrás apreciar la cabeza de un toro que se acerca a oler una flor.

Sin embargo, siendo esto tan evidente, pareciera como si una ignorancia consentida estuviera aturdiendo las mentes de nuestros verdaderos eruditos, incapacitándolos para rechistar; para decir la verdad sobre la sarta de despropósitos y/o tergiversaciones que sobre el supuesto origen milenario de la Tauromaquia se ha dicho, y se sigue diciendo.

 Porque todos los eruditos saben que esa absurda teoría que hace entroncar a la tauromaquia ni más ni menos que con el milenario culto que las gentes del Mediterráneo Oriental dieron a este animal, es falsa.

¡Ya va siendo hora de que la gente conozca la verdad!.

El culto que las gentes del Mediterráneo Oriental dieron al toro, no tiene absolutamente nada que ver con la Tauromaquia medieval hispana.

Es más, como ya se ha dicho, por mucho que se empeñen algunos en buscar y rebuscar en nuestra tierra,  no encontrarán vestigios arqueológicos con imágenes de toros por ningún sitio entre los restos de las tribus que habitaron la península ibérica durante la Edad del Cobre,  ni durante la Edad del Bronce.

Aquí, durante milenios, nadie se interesó por el toro, ni como animal de culto ni como pieza a la que acribillar para divertirse. El ganado vacuno, como animales domésticos y principal fuente de riqueza de las élites, se apreciaba entonces tanto por los productos que de ellos se obtenían como por la ayuda que prestaban en las tareas del campo.

Así que ¡Fíjate tú!; tuvieron que venir los fenicios desde el extremo oriental del Mediterráneo para enseñarles imágenes de toros a los indígenas de Iberia.

FENICIOS+ INDÍGENAS= TARTESOS

Está claro y meridiano. La influencia de estos fenicios llegados del extremo oriental del Mediterráneo sobre la población autóctona que habitaba la zona occidental de Andalucía, fue la que generó una nueva cultura o civilización conocida como  Tartesos ( s.VIII aC- VI aC ).

Así, como no podría ser de otro modo, va a ser en los restos arqueológicos encontrados de esta civilización donde hallaremos los primeros dibujos e imágenes de toros encontrados en la península.

Desde figuritas de  pacíficos toros  tumbados que aparecen rematando tapaderas de quemaperfumes, hasta otros “oliendo flores” pintados en  cerámicas  (como la de Lora del Río), o tallados en pequeñas placas de marfil como los encontrados en la necrópolis Cruz del Negro.

¡EUREKA!, ya tenemos los toros en la Península Ibérica: toros llegados del extremo oriental del Mediterráneo, y ojo, ¡De qué manera!.

Dibujo del fragmento de cerámica encontrado en Lora del Río (Sevilla) donde se ve el toro que se acerca a oler una flor.

Ahí los tienes. Esa es la verdad. Así eran las primeras imágenes de toros encontradas en nuestra tierra, … y no eran nuestras.

Pero lo peor de todo es que,  despreciando la capacidad intelectual de los españoles, algunos sigan insinuando que precisamente esos hallazgos supuestamente evidenciaría los remotos orígenes de la Tauromaquia hispana.

Documéntate aquí :

Jorge Maier  en Revista de Estudios Taurinos nº 18 : pag 51-80  “IMAGEN DEL TORO EN TARTESOS”.http://institucional.us.es/revistas/taurinos/18/art_2.pdf

J-M BLÁZQUEZ:  “ TEMAS RELIGIOSOS EN LA PINTURA VASCULAR TARTÉSICA E IBERA Y SUS PROTOTIPOS DEL PRÓXIMO ORIENTE FENICIO .- LVCENTVM XVII-XVIII, 1998-1999 .-  En Biblioteca virtual Miguel de Cervantes:

http://www.cervantesvirtual.com/obras/materia/976/Cer%C3%A1mica%20ib%C3%A9rica/1

 Hay más…….

Fenicios y Tartesios. 

Pero para conocer mejor todo lo que cuento, ahondemos un poco más en la lejana civilización de Tartessos.

No queda otra. Si quieres dejar de  ser manipulado con historietas, entérate de la historia .

Para ello, te pediría que cogieras un catalejo  y dirigieras  su objetivo  hacia el suroeste andaluz,  y concretamente  a la zona que forma el triángulo Cádiz-Huelva-Sevilla.

Ajústalo hacia el año 1000 a C. pues será en ese tiempo cuando vamos a ver  llegar a esta zona a los primeros fenicios, o cananeos como los llama la Biblia, procedentes del Mediterráneo Oriental, concretamente de Tiro ( en el actual Líbano).

Atraídos por la riqueza del territorio en metales, los fenicios pronto establecieron colonias como la de Gadir en la que, según contaban los  escritores antiguos, levantaron un  fastuoso templo a su dios local, Melkart, en la isla de  Sancti –Petri.

En realidad estos  fenicios  parece ser que eran unos pillos y unos  truhanes (así los describe Homero en su Odisea). Excelentes navegantes, obtenían grandes ganancias de sus trapicheos comerciales por todo el Mediterráneo.

Posiblemente, fueron ellos los que divulgaron las leyendas de monstruos  y  otras calamidades  con las que se podrían topar aquellos que osaran atravesar el estrecho y pasar al desconocido e inabarcable océano… seguro que para evitar competidores en los negocios que se traían con los Tartesos e incluso con los mismos celtas que habitaban las costas occidentales y noroccidentales de la península.

No cabe duda. Fueron precisamente los  contactos de estos  fenicios con los nativos que habitaban estas zonas los que generaron la legendaria  civilización Tartessa .

Así es. Fue entonces cuando las tribus indígenas recogieron las enseñanzas de aquellos. Tanto en lo que a avances tecnológicos se refiere (el arado, el torno del alfarero, el trabajo del hierro, la escritura …), como a ideología, costumbres  y  creencias religiosas procedentes del Mediterráneo Oriental.  

Creencias en las que, por cierto,  estaba profundamente arraigado el culto milenario al dios-toro Baal  (si bien el dios local que estos fenicios procedentes de la ciudad de Tiro introdujeron con más devoción en sus colonias  fue el de Melkardt, al que luego los griegos llamarían Hércules).

Pero no lo olvidemos, estos navegantes habían llegado a nuestra tierra atraídos por los metales ( oro, plata, cobre, estaño ) de las minas de Huelva y Sevilla.

Metales con los que esperaban conseguir grandes beneficios en sus transacciones comerciales ,al ser muy  codiciados por las opulentas cortes de los reinos orientales  (egipcios, asirios, babilonios, de Judea, hititas , …). Tanto  para elaborar las joyas con las que se adornaban sus cortesanos, cómo para fabricar los objetos litúrgicos que utilizaban en sus rituales religiosos.

Pero contemplémoslos.

Un constante ir y venir de barcos mercantes fenicios se movían por rías, estuarios y deltas de estas zonas costeras. Recordemos  que el litoral no estaba donde está hoy en día. No; entonces el mar se adentraba muchos kilómetros en el interior. De hecho una especie de golfo  ocuparía lo que hoy son las marismas del Guadalquivir, por lo que los barcos mercantes fenicios podrían llegar fácilmente hasta las tierras que hoy ocupa Sevilla. E incluso con barcos más pequeños podrían remontar el Guadalquivir hasta Córdoba.

Algo parecido ocurriría en las marismas de Huelva con las  desembocaduras de los ríos Tinto y Odiel. 

Los  barcos  fenicios  surcaban el Mediterráneo cargados de sedas, marfil, maderas del Líbano, joyas y bellas cerámicas decoradas de Siria, Chipre, Creta, así como de otros extraños productos con los que, ya en nuestra tierra, pensaban encandilar a la población nativa.

Sobre todo les interesaba atraerse a las élites locales, pues era con ellas con las que pretendían intercambiar sus peculiares productos por los  metales preciosos que tanto necesitaban.

 Cosa que seguro no tuvieron que regatear mucho, porque cuando aquellas élites empezaron a ver, comenzaron  a querer los objetos decorativos que los fenicios llevaban consigo: diademas, brazaletes, sedas, marfiles… y bonitas cerámicas.

Es más, pronto los nativos copiarán las formas de vestir  de estos extranjeros  y seguro que también parte de sus creencias y rituales, al mismo tiempo que iban demandando a sus artesanos y alfareros que imitaran los productos y copiaran  los  motivos decorativos que llegaban de Oriente.

Y así fue cómo y  cuándo,  por contactos e influencias de estos fenicios con las poblaciones nativas,  comenzó a florecer al oeste de Andalucía la que hoy se conoce como civilización  de los Tartesos. Civilización en la que por primera vez en la protohistoria de España aparecerán  representados en sus objetos decorativos los famosos “toros” llegados de Oriente.

No lo olvides pues, y que nadie te vuelva a liar.

 En nuestra tierra sólo comenzarán los artesanos  a representar toros en cerámicas, o sobre objetos de lujo y litúrgicos,  a partir del s. VIII-VII aC, cuando, por influencia fenicia, copien los nativos (tartesos) los motivos orientales.

Representaciones de toros que, por supuesto, nada tiene que ver con la tauromaquia y que luego serán continuadas por las tribus que recogen el testigo tarteso: los iberos.

María Luisa Ibáñez

Muy ilustrativa la página web  del Museo Arqueológico de Madrid en la que se pueden ver unos documentales muy interesantes  sobre la  protohistoria de España http://www.man.es/man/exposicion/exposicion-permanente/Protohistoria.html

Publicado en Sin categoría y etiquetado , , , , , , , , , , , .

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of